Home » Dudas sobre ascensores » ¿Cómo hacer accesibles los ascensores y los aparatos elevadores especiales?
Los ascensores y los aparatos elevadores especiales constituyen elementos esenciales para que cualquier persona pueda alcanzar dependencias a distinto nivel en el hogar, en los edificios públicos, en el trabajo, en los parking, centros comerciales, centros de ocio, etc.

¿Cómo hacer accesibles los ascensores y los aparatos elevadores especiales?

Los ascensores y los aparatos elevadores especiales constituyen elementos esenciales para que cualquier persona pueda alcanzar dependencias a distinto nivel en el hogar, en los edificios públicos, en el trabajo, en los parking, centros comerciales, centros de ocio, etc. Su existencia puede ser imprescindible para garantizar la igualdad en el disfrute de estos recursos y su inexistencia, ante situaciones de inaccesibilidad puede traer consigo situaciones de discriminación. Sin embargo, para que los ascensores y otros aparatos elevadores puedan ser utilizados por todos, su diseño debe cumplir una serie de requisitos para que hagan accesible y seguro su uso.

4  Elementos que garantizarán la accesibilidad integral de los ASCENSORES

1. Cabina

La cabina debe permitir entrar en ella a una persona en silla de ruedas y su acompañante. Su tamaño dependerá del número de puertas de las que conste y de su posición:

  • Dimensiones mínimas (según comunidades autónomas; consultar legislación):
    • Una sola puerta: 1,00 m de ancho y 1,20 m de fondo en el sentido del embarque.
    • Dos puertas enfrentadas: 1,00 m de ancho y 1,20 m de fondo
  • Dimensiones recomendadas:
    • Una sola puerta: 1,10 m de ancho y 1,40 m de fondo.
    • Dos puertas enfrentadas: 1,10 m de ancho y 1,40 m de fondo.
    • Dos puertas en ángulo: 1,40 m de ancho y de fondo.

La cabina contará con un pasamanos a una altura entre 95 y 105 cm, separado entre 45 y 55 mm de los paramentos verticales. El pasamanos debe ser fácil de asir y su sección será preferentemente circular, de diámetro entre 40 y 50 mm. Dispondrá también de un zócalo de altura mayor o igual a 30 cm. Puede disponer de un banco abatible.

Las botoneras del ascensor estarán a una altura entre 90 y 120 cm y separados de las esquinas una distancia mínima de 40 cm. La información de la botonera se representará en altorrelieve contrastado y braille. Los botones tendrán un tamaño mayor de 2 cm. Se evitarán los botones enmarcados ya que deben sobresalir claramente del panel, en ningún caso se utilizarán pulsadores en bajorrelieve y térmicos. Los indicadores de parada o alarma serán diferentes en forma y color al resto de botones. Deben instalarse intercomunicadores visuales que garanticen la transmisión de información a las personas sordas o con limitaciones para la comunicación.

El nivel de iluminación en el interior será, como mínimo, de 300 lux. Las paradas serán señalizadas con un indicador sonoro e información visual sobre la planta de las paradas inmediatas y otros movimientos de sube y baja.

2. Puertas

Serán puertas automáticas de una anchura libre mínima de 90 cm y una altura libre mínima de 2,20 m, con un sensor de cortina. Su barrido no invadirá el espacio de la cabina. En caso de que las puertas sean abatibles o de librillo deberá existir un espacio de 1,00 m de ancho y 1,20 m de fondo no barrido por la puerta. Debe evitarse el aislamiento de las personas que se encuentran en el ascensor por lo que, además de instalarse videoporteros, puede ser aconsejable contar con zonas acristaladas en las puertas que permitan a las personas sordas un contacto visual con el exterior.

3. Zonas de embarque/desembarque

El vestíbulo de acceso tendrá unas dimensiones mínimas de 1,50 m por 1,50 m y estará libre de obstáculos. En las paradas, el suelo de la cabina y el de la planta deben quedar enrasados y con una separación máxima de 2 cm. La zona debe estar señalizada mediante un pavimento táctil de acanaladuras paralelas a la puerta del ascensor. El pulsador de llamada tendrá las mismas características que la botonera de la cabina. El indicador de planta tendrá un tamaño mínimo de 10 cm de ancho por 10 cm de alto y la numeración se presentará en altorrelieve contrastado. Se colocará centrado a 1,60 m del suelo, en las jambas a ambos lados del ascensor; de no haber espacio en éstas, se colocará en la zona inmediatamente adyacente a la puerta.

4. Pavimento

Las principales características que debe exigirse a los pavimentos son su dureza, capacidad antideslizamiento en seco y en mojado y ausencia de rugosidades distintas de la propia pieza. En general podemos decir que el pavimento debe ser:

  • Estable, evitando las tierras sueltas, gravas, arenas y demás.
  • Antideslizante, tanto en seco como en mojado, para lo cual hay que hacer las pruebas oportunas in situ, simulando las situaciones más favorables a deslizamiento, como la acumulación de polvo y riego, y comprobando que incluso en esas condiciones no es resbaladizo.
  • Sin rugosidades distintas de la propia pieza, lo cual supone que el pavimento esté perfectamente colocado y sobre todo que se realice un mantenimiento adecuado.

Además, Las juntas deben tener una resistencia similar a la del pavimento, y su grosor no superar los 10 mm. La altura máxima en relieves y tetones no superará tampoco los 7 mm para evitar tropiezos.

Post relacionados:

 

Fuente: SID (Servicio de información sobre discapacidad)

5 comentarios

  1. Un artículo perfectamente explicado. En nuestro edificio estamos a la espera de que instalen uno.
    saludos

  2. Pienso qque es fabuloso redaccion . Saluditos.

  3. Estupendo post. Desde luego en los últimos años hay muchísimas alternativas para mejorar la accesibilidad y el día a día de personas con movilidad reducida, es una pasada y es algo que no debe decaer y seguir innovando para permitirles una mayor flexibilidad. Saludos!

  4. Muy buen artículo! Está muy bien explicado todo. Al hilo del artículo, poco a poco se van viendo tendencias de mejora en lo que a la eficiencia energética se refiere. Un saludo a todos y gracias por el artículo

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Refrigerador: rendimiento y servicio a altas temperaturas

La vida útil de un ascensor hidráulico hasta ahora se estimaba en unos 20 años. En la actualidad, con un mantenimiento adecuado y con la utilización de este tipo de componentes que optimizan el funcionamiento del equipo hidráulico se puede aumentar su durabilidad hasta los 30 años.

Para poder obtener información de la web, utilizamos cookies de terceros. Si continua navegando consideremos que accepta su utilización. Más información política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Te interesa estar a la última en ascensores?

100% seguro. Tampoco nos gusta el spam.